Nutrición: sabor, aroma, cultura y defensa de la vida.

Valle Vilcabamba Residencias > Valle Vilcabamba Residencias > Nutrición: sabor, aroma, cultura y defensa de la vida.

Nutrición: sabor, aroma, cultura y defensa de la vida.

Por Melina Balatti

Soy Melina Balatti, de profesión Licenciada en Nutrición, trabajo hace dos años en Vilcabamba y mi función es: conocer el estado nutricional de cada adulto mayor al ingreso a nuestras casas y a partir de allí establecer un plan de menú acorde a las características de cada uno de ellos.  

A partir de este primer encuentro se realiza una entrevista individual (que puede ser con el paciente o con un familiar) en la cual se determina su peso, altura, medidas corporales, desde donde se establece los gustos, las preferencias y rechazos alimenticios.

Nutrición:-sabor,-aroma,-cultura-y-defensa-de-la-vida.

Todo este conjunto de información es para establecer una alimentación completa y equilibrada de acuerdo a las necesidades específicas de cada residente.

Para realizar esta tarea, se trabaja en equipo con la médica Directora Técnica de cada casa, las supervisoras, con todas las cuidadoras y particularmente con las cocineras, para establecer fortalezas y debilidades a fin de crear el plan de menú individual de cada residente.

Durante todo este proceso de análisis y evaluación se toman en cuenta patologías preexistentes (enfermedades crónicas no trasmisibles) para lograr una buena alimentación saludable. 

En todos los casos el plan de menú individual y en cada una de nuestras residencias, tiene como objetivo diferenciarse de una dieta de un servicio de salud tradicional, buscando siempre que la calidad de la alimentación elaborada (casera) sea amigable para el paladar de nuestros residentes, recuperando siempre el valor de los sabores y los aromas del hogar.

Todo el esfuerzo está puesto en mejorar la calidad de vida de nuestros residentes en esta etapa, en la cual los componentes nutricionales son claves y decisivos para tender a la excelencia en su calidad de vida.

Durante toda la estadía, cada uno de nuestros residentes están siendo evaluados en forma semanal, para atender las necesidades concretas de cada uno de ellos. Tarea para la cual se realiza una evaluación nutricional, registrando sus avances y mejoras y corrigiendo el menú en caso de ser necesario, ajustando todos los detalles y características que refuercen su salud en general.  

Los objetivos fundamentales de mi función son: lograr un óptimo estado de salud del residente, mantener el adecuado peso corporal y retardar el advenimiento de enfermedades o la agudización de ciertas patologías crónicas relacionadas con su edad y con los antecedentes médicos previos.

En Vilcabamba, tenemos un particular sentido de la cercanía humana, privilegiando la atención personalizada, a través del dialogo, la empatía y el contacto directo con los familiares con los cuales incluso en muchas ocasiones, se les envía un reporte que contiene el plan de menú semanal y la evolución de sus seres queridos.

Constituye para nosotros un motivo de profunda alegría, constatar día a día, el disfrute que para nuestros adultos mayores significa el momento de compartir un espacio placentero, donde no solo se sirve un rico y variado menú, sino que implica, además, un espacio de complicidad entre todos quienes construimos diariamente el universo Vilcabamba.

 Por tal motivo estaré siempre a disposición de las consultas, dudas, sugerencias y necesidades concretas y específicas, que tengan cada uno de los familiares sobre los residentes. Tarea que hago con sumo agrado y desde ya quiero que sepan que pueden contar conmigo. Estaré a sus gratas órdenes.

Te recomendamos leer: El orgullo de pertenecer a una comunidad de amor y vocación de servicio 

También te puede interesar: Vilcabamba, un espacio humano hecho con sensibilidad y calidez 

Abrir chat